Guerra al otro lado de la cerca: Druzos del Golán y sus familiares atrapados en la Guerra Civil de Siria

Texto y fotografías: Bilha Calderon @Clitemnistra /Corresponsal Medio Oriente

(26 de junio, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO).- Desde la ciudad fronteriza de Majdal Shams, habitada por una de las comunidades drusas en Israel, se escuchan las explosiones de mortero que estallan al otro lado de la frontera, en Siria, en las ciudades de Hadar y Sueda.

La guerra civil Siria se ha extendido ya por cuatro años, guerra en la que han muerto más de 220 mil personas y que ha generado más de cuatro millones de refugiados y desplazados. Ahora esa guerra ha llegado a la frontera con Israel y amenaza a la comunidad druza que ha sido por décadas una minoría bajo el gobierno de Assad.

Aún así, la vida cotidiana se mantiene en una tensa calma en el pueblo del Golán. Los pobladores acuden a la hilwan (centro religioso druso), preparan los festejos para la boda de un joven y su prometida, las tiendas estan abiertas, y la gente camina por las calles. Pero en boca de los pobladores se hace eco de los bombardeos que a lo lejos no permiten distraer de la penosa realidad: los drusos separados por fronteras ahora temen por sus familiares que en Siria están siendo atacados.

La ciudad de Majdal Shams, en los Altos de Golán, es la comunidad druza más numerosa de la región y acoge a la comunidad minoritaria que fue dividida en 1967 tras la Guerra de Seis Días con Israel. Terminada ésta, Israel tomó control de los Altos del Golán y cerró el paso fronterizo dividiendo a la población drusa permanentemente, con pocas excepciones.

_MG_7848

Separados de sus familias por más de dos generaciones, los drusos del Golan se identifican como sirios y la gran mayoría se ha negado a aceptar la ciudadanía israelí, algunos mantienen vínculos importantes con los grupos de resistencia ante Israel y las políticas que ha implementado en los Altos del Golan. Sin embargo, en otras áreas drusas israelíes, los drusos han adoptado ciudadanía e incluso sirven en el ejército, especialmente en unidades de combate. La asimilación de un sector de la comunidad drusa y su participación en la sociedad israelí genera opiniones contrastadas sobre lo que ellos creen que como drusos deben hacer para ayudar a sus hermanos en Siria.

Desde la semana pasada, miles de personas se concentran casi diariamente en las ciudades drusas en el Golán, en manifestaciones en las que piden a Israel y a la comunidad internacional, tomar medidas concretas para ayudar a la comunidad drusa siria, que se encuentra bajo amenaza de sufrir los embates de militantes del Estado Islámico, grupos afiliados a Al Qaeda y otros grupos rebeldes en la guerra civil que vive Siria desde 2011.

_MG_7928

Los campos minados de la historia

El camino desde Majdal Shams a la frontera es sinuoso y empinado, la carretera es angosta y se deben esquivar los baches y bultos generados por el deterioro del pavimento. Aún así, este camino lo recorren los drusos desde hace años con sus familias. El lugar donde está la cerca fronteriza, y la zona de amortiguamiento con Siria, solía ser una aldea llamada S’hita que fue destruida en 1967. Por años, este lugar ha servido como una especie de mirador desde donde, hasta antes de la guerra civil, las familias de drusos se acercaban a lados opuestos de la cerca, desde donde gritaban o llamaban a sus familiares a través de megáfonos y mirándose con binoculares. Al monte lo llamaban el “Monte de los gritos”, pues era escenario de emotivos encuentros entre familiares, donde presentaban a sus hijos recién nacidos, compartían momentos de sus bodas,  o informaban de la muerte de otros familiares.

Ahora el lugar tiene fuerte presencia de las Fuerzas de Defensa de Israel. En el camino se encuentran estacionados jeeps militares entre caminos flanqueados por cerezos y alambre de púas con señales que advierten la presencia de minas en el terreno. Innegablemente, el lugar mantiene las heridas abiertas de las guerras pasadas. Kilómetro tras kilómetro los campos minados continúan siendo un peligro para la población y un constante recordatorio de que Israel y Siria siguen siendo Estados en guerra.

El mirador de S’hita está a unos metros de la frontera Israelí marcada con una cerca metálica que se extiende por kilómetros, seguida de la zona de amortiguamiento donde los cascos azules de la ONU han patrullado por años, hasta que la violencia en el área hizo imposible esta tarea.

_MG_7915

Durante el día algunos drusos conducen hasta el lugar donde se puede observar la ciudad de Hadar, aproximádamente a un kilómetro hacia el Este. Se pueden también escuchar las detonaciones de mortero y el intercambio de fuego de artillería. Ocasionalmente se pueden ver las columnas de humo que levantan las explosiones en los montes cercanos.

Algunos hombres en vestimenta tradicional se reúnen en grupos y toman turnos mirando por los binoculares de diferente potencia. Hay quienes han llevado a sus familias y algunas decenas de jóvenes van hacia el monte a ver lo que sucede. Especialmente los jóvenes llevan consigo la bandera drusa, la cual mantienen erguida a pesar del fuerte viento, como muestra de solidaridad con su pueblo. Con sus smartphones grandes y chicos tratan de mantener contacto con sus familiares en Hadar o Sueda a través de Whatsapp y otros servicios de mensajería en línea. De esta manera pueden estar seguros de que sus seres queridos se encuentran con bien.

“Tienen pan y agua” dice un joven de 20 años que prefiere no decir su nombre, refiriéndose a que la comunidad de Hadar sólo tiene lo necesario para mantenerse algunos días, pues nada puede entrar ni salir de la ciudad. Las mujeres, asegura el joven, se encuentran dentro de casa con los niños y los hombres están afuera tratando de defender.

_MG_7855

Las ciudades drusas, ¿el Waterloo de Assad?

En entrevista, Salman Fakhr Eddin, Director del Centro de Derechos Humanos Al-Marsad, asegura que lo que los ataques a la comunidad drusa en Siria durante las últimas semanas, son el resultado de los largos años de guerra civil y sus devastadoras consecuencias. Históricamente, los drusos en Siria han apoyado al régimen de Assad, sin embargo, el activista considera que éste podría ser el último bastión de Assad, y que los drusos intentarán mantenerse neutrales y defenderse a sí mismos y su comunidad si es necesario, sin crear nuevas lealtades.

Fakfr Eddin cree que los drusos en Sueda estan armados y que defensivamente están bien pertrechados. Bajo esta suposición, Al Nusra no atacaría Sueda, sino intentaría sitiarla.  Por otra parte, el objetivo de Al Nusra en Hadar sería obtener control del Batallon 90, considerado como la espina dorsal del ejército Sirio.

No se sabe quién o cómo se pueda ganar en esta etapa de la guerra. Sin duda, ésta es razón para que los drusos traten de mantenerse al margen de nuevas lealtades y acuerdos.

En lo que respecta a Israel y los drusos en el estado hebreo, Hamad Widat, periodista local de Press TV, confía en que Israel hará algo para apoyar a los drusos del otro lado de la frontera. El periodista cree que los jóvenes en la ciudad están alejándose de Assad, de hecho en semanas pasadas, ha observado que han cambiado posters con el retrato de Assad por banderas drusas en diversos puntos de la ciudad. Esto, Widat considera, es un cambio importante en la manera de pensar de las nuevas generaciones.

Para Israel, desde el inicio de la guerra civil siria en la primavera de 2011, la postura oficial ha sido la de no participar en el conflicto, más allá de salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos y atender a algunos  heridos que atraviesen la frontera. Esta postura ha sido criticada por ciertos grupos locales, que aseguran que los heridos que Israel está atendiendo son miembros de grupos rebeldes o Al Nusra. Israel, sin embargo, niega cualquier tipo de colaboración con rebeldes sirios.

_MG_7842

Fuego en la oscuridad

Ahora en el monte frente a la zona de amortiguamiento, las apreciaciones de la gente sobre el papel que debe tomar la comunidad druza para ayudar a sus hermanos, son diversas y se discuten ampliamente mirando hacia Hadar, estremeciéndose con los sonidos de la guerra, algunos con sus hijos en brazos, señalando hacia donde escuchan las explosiones.

A salvo, los drusos de Majdal Shams vuelven a sus casas después de mostrar su solidaridad con con su pueblo en el mirador de S’hita, regresan a casa por la noche pero la preocupación sólo persiste. Desde las ventanas se puede observar cómo las balas se encuentran en la oscuridad, lejos, en un espectáculo aterrador e imposible de ignorar.

“Nuestras familias no tienen miedo, ellos tienen fé en Dios” dijo el muchacho de 20 años en S’hita. Es difícil imaginar qué podría más aterrador que el sonido de la guerra, si no es el saber que son sus familiares los que están sufriéndola

Hasta ahora, no hay manera de saber qué es lo que sucederá con los druzos en Siria, o si sus compatriotas en Israel podrán organizarse y encontrar medios para asistirlos de manera efectiva.

Publicado en Revolución 3.0

Guerra al otro lado de la cerca_ Druzos del Golán y sus familiares atrapados en la Guerra Civil de Siria _ Revolución Tres Punto Cero

Original link: http://revoluciontrespuntocero.com/guerra-al-otro-lado-de-la-cerca-druzos-del-golan-y-sus-familiares-atrapados-en-la-guerra-civil-de-siria/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s